Quim

El fundador de Enquadres, Quim Bernat, siempre ha tenido gran talento artístico y pasión por la pintura, la música y los negocios. Cuando tenía solo cuatro años, empezó su pasión musical y por la pintura, ya que su padre, Joaquín, reunía talentos, tanto de profesionales de la música, como Antonio Machín, como de la pintura. “Mi padre era un organizador nato de veladas artísticas y en nuestra casa se sucedían sesiones llenas de magia”. Por ejemplo, en una habitación tenía un micrófono que estaba conectado a una radio del salón y hacía creer que esa noche sucedía una actuación en vivo muy especial y que transmitía una emisora de radio. Después de hacer disfrutar a los oyentes, terminaba la velada saliendo los artistas al salón y actuando en vivo delante de los sorprendidos invitados. De ahí que se ganara buena fama de buen artista, tertuliano y de un carácter muy amigable.
A los diecisiete años, Quim ya era un músico consagrado y, desde hacer actuaciones en fiestas de las poblaciones mediterráneas, hasta ser seleccionado, junto con el grupo, para el Festival de Benidorm, en el que se ganó el 2º premio con la canción “Don José”, por detrás de un grandísimo Julio Iglesias,  con una cuidada interpretación a 5 voces que despertó el entusiasmo de público y jurados.

A todo esto el mundo de la pintura no quedó descuidado y en 1972 inauguró la Tienda de Arte y Enmarcación  llamada Allí reunía a pintores que disfrutaban de tertulias de todo punto interesantes para abrir en mi el conocimiento a este mundo tan apasionante. Conocer el punto de vista de un pintor es enriquecedor y muy constructivo.

Al tiempo, junto con los marcos para cuadros, se hacían también todo tipo de muebles, como mesas de despacho, estanterías, armarios y toda una serie de trabajos de carpintería con un toque de estilo y diseño muy apreciado.

Nunca se le dio mal el tema de ser “manitas”, hasta tuvo un negocio de reparación de todo tipo de elementos de hogar, siendo casi imposible que algo roto no pudiera arreglarse

De la enmarcación pasó al mundo de la fotografía, donde, después de una formación en Basel (Suiza) sobre la Iluminación de Estudio, abrió un Estudio Fotográfico y Gabinete de Diseño y Creación de Catálogos para Empresas que tuvo gran éxito gracias a la colaboración de Fernando Martín, un gran experto en vender ideas a las empresas para plasmarlas en nuestros Catálogos.

A partir de este momento empezó su andanza por Galerías de Arte, haciendo su primera exposición en Madrid, en la Galería de la calle Costanilla de los Ángeles, llamada “Quorum”. Allí presentó su primera exposición de fotografía titulada “El Color del Agua”, una serie de fotografías sobre lienzo, hechas en el Grao de Castellón, donde se acentuaban  reflejos abstractos de las barcazas de pesca.

Debido a una fuerte crisis en el mundo del azulejo, que eran sus principales clientes de catálogos, volvió al mundo de la enmarcación pero, esta vez en otro escenario, Valladolid, y se abrió la Tienda de Enmarcación Enquadres en una ubicación fantástica, una calle de grandísimo paso…La Bajada de la libertad,  con un aire muy renovado por la experiencia del diseño de catálogos, por aportar un aire joven, colorista y que chocaba con la austeridad de colores presentadas por las entonces tiendas de enmarcación de la capital.

Se exhibieron unos escaparates llamativos y transformadores, con esa visión tan diferente, que despertó una calurosa acogida por parte de los vallisoletanos.

A partir del mismo día de la inauguración se recibían tan numerosos trabajos de enmarcación que no podíamos creerlo.

“En aquel primero momento, tenía a mi lado, la inestimable profesionalidad de María José Oyagüez. Ella había sido escaparatista de Cortefiel y preparaba, con ayuda mia, los escaparates y atendía aconsejando enmarcaciones muy novedosas”

Fue en las navidades del primer año de Enquadres, 1993, cuando presentamos un escaparte a concurso con unos marcos que representaban y tenían la forma del Portal de Belén, con el Nacimiento dentro, unos niños cantando a coro y unos cuantos detalles navideños que, por primera vez, hizo que ganáramos el Concurso de Escaparates de la Ciudad

Luego ganaríamos alguno mas y, al tener poca competencia, sacaron unas bases nuevas en las que no podía ganar el que hubiera ganado el año anterior. Con todo ello se fueron apagando las ganas de seguir invirtiendo en el montaje de escaparates y poco a poco se quedó el concurso con menos relevancia. “Recuerdo que fui llamado por el entonces alcalde Tomás Rodriguez Bolaños y, allí en su despacho se habló de potenciar al comercio vallisoletano”. Cosa que, pasados unos años se procedió, no recuerdo por qué alcalde o alcaldes (porque intervenían también otras poblaciones, como Arroyo de la Encomienda o Zaratán), que yendo en contra de lo que se habló, permitieron una gran masificación de polígonos comerciales, dedicados a hundir al pequeño comerciante de Valladolid. No obstante, toda España se plagó de esas frías tiendas, donde desaparece el calor de la atención al que un pequeño comercio realiza con sus clientes

A partir de ese momento nuestros escaparates se hicieron moda y todo el mundo quería tener ese aire en sus casas, todo el mundo aceptaba y valoraba nuestras indicaciones y se puede decir que, desde entonces hasta ahora mismo, nuestros clientes dejan en nuestras manos el tipo de enmarcación para que les hagamos nuestras sugerencias, que aprecian casi a ciegas. Y esto no es todo, se puede decir que en un 99% de las veces, el marco y passe-partout que Quim muestra al ver la obra, se convierte en el enmarcado que finalmente aceptará el cliente.

A continuación, sobre el año 94-95 entraron a formar parte de nuestra plantilla, Martina Garrido, Miguel Ayestarán, Luis Puertas, Sandra Gamboa, y algunas personas mas que no estuvieron tan ligados como los anteriores pero que, entre todos logramos una profesionalidad muy renombrada y querida por todo el que nos conocía.

Se hicieron grandes logros, de los que aún hoy nos sirven de ese gran prestigio alcanzado por Enquadres en Valladolid.

Pasaron los años y en el 2008 todos sabemos de la pequeña gran crisis que se fue haciendo mayor  hasta dejarnos poco a poco sin plantilla y sin tienda prácticamente, pues de las grandes sumas que se pagaban en alquiler del local, llegó un momento en el que tuvimos que ir abaratando costes y mudarnos a uno mas económico. Nos fuimos, por el plazo en contrato de un año, a la calle Duque de la Victoria, número 9. Aunque más céntrica que la anterior calle, por aquí pasaba poca gente comparada con la anterior y los clientes tardaron en enterarse. Ahora, en este momento en el que escribo, no sabemos aún el emplazamiento de la tercera ubicación, pero no tardaremos en saberlo, pues solo quedan 15 días para que nos mudemos. Pero siempre con la misma característica, movernos en la propensión de la gente y trabajar únicamente por la vía de la creatividad, el buen trato, buen trabajo y óptimo resultado. De ahí “Nos distingue la Armonía y Perfección” que seguimos corroborando a cada nuevo trabajo que entregamos.

Aparte de movernos físicamente, ¿A donde nos dirigimos?

Está claro que si seguimos las tendencias actuales, tenemos que movernos y dirigirnos al los clientes por internet, si en una tienda física pasan por delante 1.000 personas, por Internet pasan 2.000.000 (dos millones).

Así, por este camino, propondremos venta de Obras de Arte y Enmarcados Online. 

Esperamos, como con todo lo que nos hemos propuesto, llegar al público por este camino sin abandonar la diosa Creatividad.

Mas acerca de Joaquín Bernat