¿Cómo hacer cuadros originales y multi-dimensionales?

una funda artesana para una guitarra?

o para cualquier otro instrumento…,

¿Por qué y para qué hacemos esta funda?

para colgarla en la pared, 


con una puerta acristalada con herrajes

para poder abrir y acceder a ella y luego

para cerrar y que no entre el polvo.

Las molduras de maderas decorativas que se utilizaron eran una joya

fueron cortadas a distintos grados


-para hacer las curvas-,


con la forma adaptada al instrumento


 


Pues eso ha formado parte, de uno de esos


mil y un montajes que ya hemos hecho para personas como tú…


Así fue:

Un famoso restaurante de Valladolid

nos encargó algo muy especial:


Tomar las medidas de una guitarra que quería tener colgada de una manera artística


en una pared del restaurante junto a docenas de cuadros


 


Nos pusimos mano a la obra para hacer la más famosa «funda de guitarra» del mundo entero.


Y te diré que:

No es tarea fácil, pero tampoco imposible

Teníamos en la cabeza todo lo que sería todo un reto


Nuestro estimado Vicente -ya fallecido-,


nos ayudó con sus programas de ordenador


-que usaba para cubicar las medidas exactas


de los nuevos vehículos que, fabricaba Renault en Valladolid, y nos pusimos

manos a la obra con 52 piezas cortadas a grados distintos

Empezamos por lo primero: el presupuesto.


Era en el tiempo de las pesetas, por lo que


hoy en día sería un precio muy inexacto,


 


decir 60.000 pesetas es como que tiene poco que ver con la realidad actual.


 

Lo segundo era ver que, el tipo de moldura tuviera el ancho suficiente


para cubrir el grosor de la guitarra;


al ponerla de canto -o sea poner la moldura en posición vertical,


como cuando se pone una madera para cantear el tablero-,


-¿te puedes hacer una idea?- y si no, ya sabes, poner un comentario no es tan difícil


 


Por otra parte, la tapa -que se tendría que abrir y cerrar-

Afrontar otro reto y, como Marlaska: «Estamos preparados 

para todo lo que nos venga encima»

tenía que ir la moldura a juego con la caja inferior de 11 cm.


-la que contenía la guitarra


 

pero aún con el mismo decorado, tenía que ser más delgada


-como de 3 o 4 centímetros-



 

El reto se superó gracias a que, como también nos dedicamos a


decorar molduras de madera,


era pintar el mismo decorado,


 

y no fue tan difícil.

Ahora tocaba empezar y saber «cómo cortar moldura» en fino


Eso fue lo más difícil, pues había que cortarlo a unos grados muy complicados


Tampoco fue problema,

la ingletadora de Enquadres, además de cortar a 45º


también tiene ángulos de corte a 10º, 15º, 22,30º, 30º y 45º


 

Ah, pero este trabajo tenía ángulos de 5º, 7º y 11º


porque te puedes imaginar que,

en casi 200 cortes,


hay algunos de ellos

que han de quedar casi lineales


con el corte de 5º


Y ¿cómo hacer estos cortes casi, casi, rectos?


Pues estas máquinas para cortar molduras,


tienen posiciones intermedias que

puedes manejar a tu antojo con una especie de freno



para que la máquina de hacer ingletes no se mueva


haciendo uno y otro corte con la misma precisión


 

Para no cansarte, te diré que la vitrina resultó todo un éxito…


 

P.D.

Si algo no comprendes o no te cuadra, sabes que te contestaré


todas las preguntas que me hagas aquí mismo…